diumenge, 31 d’agost de 2008

PUBLICAT A "LAS PROVINCIAS"

El Bloc propone que el PGOU contemple una rotonda para acceder a la urbanización de Tossal Gros, en la imagen.
El Bloc de La Font d'En Carròs ha exigido al gobierno municipal que garantice la protección de la Séquia Mare del Rebollet como parte importante del conjunto de sistemas hidráulicos y de riego de la Safor.

Para ello, los nacionalistas proponen que se declare Bien de Relevancia Local, remitiendo a la Conselleria de Cultura el preceptivo informe para que lo ratifique.

El Bloc se basa en el informe emitido este mismo año por el Consell Valencià de Cultura (CVC) sobre el sistema hidráulico de la comarca, tras solicitarlo Potries.

En dicho documento, el CVC destaca la creación de la Ruta de l'Aigua, que sirve para promocionar el patrimonio natural entre los escolares. El Consell muestra su interés por la arquitectura hidráulica de la Comunitat y, por este motivo, el Bloc de la Font solicita al Ayuntamiento "que tenga presente que es posible que todo el conjunto hidráulico de la Safor sea declarado Bien de Interés Cultural, a instancias del CVC, por lo que el Consistorio debería cumplir con su responsabilidad en lo que a patrimonio local se refiere".

La protección de la Séquia Mare del Rebollet es una de las alegaciones que el Bloc Nacionalista Valencià ha presentado al Plan General de Ordenación Urbana de La Font d'En Carròs.

El grupo municipal propone que el documento urbanístico contemple la creación de un paso peatonal o vía verde junto al trazado de la acequia, de modo que se transforme en un futuro en una "recorrido cultural y medioambiental para toda la comarca", señala en sus alegaciones el edil del Bloc, Miquel Fuster.

Asimismo, Fuster considera que el PGOU deja gran cantidad de suelo no urbanizable sin proteger, "lo que abre una clara vía a futuros PAIs, en detrimento del suelo agrícola y de sus valores paisajísticos".

El concejal del Bloc apunta a la "incontestable tradición agrícola de la Font" como uno de los motivos para preservar suelo agrícola, por lo que en sus alegaciones exige que el PGOU "considere el espacio agrícola existente entre los términos de Potries, Beniflà, Beniarjó, Rafelcofer, Oliva y Villalonga".

Otra de las enmiendas al documento urbanístico, seis alegaciones en total, hace referencia a lo que el Bloc considera un "crecimiento excesivo del pueblo", y exige que no se consideren urbanizables dos de los sectores que se quieren edificar: el Molí de la Foia y la zona del Parc Tirant i Carmesina.

Además, las alegaciones al Plan General de Ordenación Urbanística solicitan que se elimine un vial de conexión previsto entre los sectores de Tossal Gros y El Clot de Cano, "ya que atraviesa una zona elevada protegida como paisajística". A cambio, el Bloc propone que el enlace se realice por la carretera de Oliva, mediante la construcción de una rotonda de distribución en la intersección de esta vía con el camino de acceso a Tossal Gros.

Por último, el grupo municipal nacionalista exige que el Plan General tenga en cuenta la necesidad de ahorro energético a la hora de urbanizar tanto el suelo industrial como el residencial, y que recoja la obligación de que las dotaciones públicas de los nuevos sectores, como los sistemas de alumbrado, cumplan criterios de sostenibilidad.